Tejos de la Horadada

En lo más profundo y oculto del desfiladero de la Horadada, entre Trespaderne y Oña, se localiza un impresionante bosque de tejos que hasta hace tan solo unos años fue un gran desconocido.

 

La llegada hasta su ubicación es compleja y costosa, pero la recompensa es enorme y cuesta definir las emociones. El entorno es abrupto, y casi hostil: acantilados que se precipitan hacia el río Ebro; fuertes pendientes surcadas por empinados senderos construidos por pastores, resineros y carboneros. De todo ello se desprende la necesidad de organizar una excursión. Eso sí, de elevada exigencia.

Desde la carretera N-629, muy cerca del cruce que permite acceder al pequeño pueblo de Tartalés de Cilla, parte una senda sin señalizar que se introduce en la parte más oriental de la sierra de la Tesla, aprovechando una vieja trocha carbonera. Aún permanecen las huellas dejadas por los carboneros que cortaban leña de estos montes y producían de ella carbón vegetal.

La senda es dura, áspera y en ocasiones está cubierta por boj, muy común en esta zona de Las Merindades.

Puedes descargar el track del sendero en los siguientes enlaces:

1
2

La llegada es inesperada. De pronto, como si se tratara de la salida de un túnel, ante nosotros aparecen, casi gigantes, enormes, ajenos al paso del tiempo… El bosque de tejos.

Y a partir de este momento sobran las palabras.

Acceso por la Horadada

Acceso por Panizares

Pin It on Pinterest

Share This