Seguridad

en nuestro territorio

Seguridad en las carreteras

 

Tanto si te desplazas sobre dos, como si es sobre cuatro o dieciséis ruedas, sin duda, querrás que se mantengan todas firmes sobre el pavimento, exactamente en el lugar donde debieran estar. No importa qué vehículo conduces, aquí tienes algunas recomendaciones para que puedas mantener la conducción firme sobre el pavimento.

 

Los límites de velocidad

En general, el límite de velocidad en España es 90 kilómetros por hora, excepto en los centros de ciudad y las zonas construidas, donde es de 50 kilómetros por hora, a menos que se indique lo contrario. Puede llegar a ser de 30 kilómetros por hora en las zonas residenciales y de 10 kilómetros por hora en determinadas carreteras. Evidentemente, algunas condiciones pueden requerir velocidades mucho más bajas, como en el caso de que exista mala visibilidad o que el pavimento de la carretera esté húmedo o nevado.

 

Cuidado con los frenos

Cuando circules por puertos de montaña puede que a menudo pases por largos tramos de descensos que pueden hacer que los frenos de tu vehículo se calienten demasiado. Para evitar este problema te recomendamos que conduzcas con una marcha corta (la marcha que usarías si estuvieses en subida). De este modo no tendrás que frenar con y tus frenos no se calentarán tan rápidamente.

 

Luces

Las luces de cruce no son obligatorias en España en los coches. Si en los ciclomotores y motocicletas. En cualquier caso, desde visitalasmerindades.es aconsejamos el uso de las luces de cruce o cortas durante los meses de invierno incluso a plena luz del día. Ver un coche desde lejos puede evitar un accidente.

 

Si bebes, no conduzcas y si conduces, no hables por teléfono

Conducir y beber son una mala combinación. Las leyes sobre el alcohol son muy estrictas y las multas por conducir bajo los efectos del alcohol son muy elevadas. Llevar un teléfono móvil en la carretera tiene mucho sentido desde el punto de vista de la seguridad, siempre que no lo uses mientras estás conduciendo. Hablar por teléfono mientras conduces es un delito y puede acarrearte muchos problemas, incluso si no te ves implicado en un accidente.

 

En caso de accidente

Para asistencia técnica o salvamiento durante las 24 horas del día puedes llamar a:

Emergencias:    112
Guardia Civil:    062

Seguridad en la montaña

 

Incluso la gente que ha estado disfrutando de las montañas de Las Merindades durante toda su vida mantiene un cierto respeto hacia ellas, y se asegura de estar bien preparada para cualquier contingencia.

 

Hay mucho terreno de gran espectacularidad para disfrutar entre los picos, valles y mesetas pero la belleza y la serenidad pueden convertirse rápidamente en un peligro. Asegúrate que tu condición física, tu conocimiento de la zona, y tu equipo son adecuados para el viaje.

Por ejemplo, antes de salir deberías dejar que la gente sepa a dónde vas y cuando esperas llegar allí. Ten en cuentas las previsiones meteorológicas – no solo a dónde vas, pero alrededor también – y ten en cuenta que las condiciones podrían deteriorarse.

Cada vez que estés en una zona desconocida, deberías traer un mapa, una brújula y un teléfono móvil. Hay muchos lugares en las montañas sin cobertura móvil, pero es posible que tengas suerte, por lo que debes llevarlo siempre contigo.

Sigue las rutas que están bien marcadas en el mapa y presta atención a las señales y letreros de información que hay en el camino.

No te olvides de la linterna, el gorro, los guantes y un juego adicional de ropa de invierno para las rutas de larga distancia. También deberías traer un chaleco reflectante. Te ocupará poco espacio y hará más fácil localizarte en caso de que te pierdas.

 

Los números de teléfono de emergencia

Para asístencia técnica o salvamiento durante las 24 horas del día puedes llamar a:

Emergencias:    112
Guardia Civil:    062

 

El código de la montaña

Mantente a salvo y sigue estas sencillas reglas de oro:
  1. Planifica tu viaje e informa a otros sobre la ruta que has seleccionado.
  2. Adapta la ruta planificada según tu habilidad y las condiciones del terreno.
  3. Presta atención al tiempo y a las alertas de avalancha.
  4. Estar preparado para mal tiempo y escarcha, incluso en excursiones cortas.
  5. Trae contigo el equipo necesario para poder usarlo y ayudar a otros cuando sea necesario.
  6. Elige rutas seguras. Reconoce el terreno con riesgo de avalancha y zonas de hielo peligrosas.
  7. Usa un mapa y una brújula. Intenta conocer siempre dónde te encuentras.
  8. No tengas vergüenza de dar media vuelta.
  9. Conserva tu energía y busca refugio si es necesario.

 

Pin It on Pinterest

Share This