En San Salvador, de Escaño, el caos es una constante.

 

Una detenida observación de sus paramentos nos desvela el desorden estructural de sus muros: aquí, las ligeras tobas se sitúan en las zonas bajas del edificio, soportando, contra toda lógica, los pesados sillares que los culminan. Es como si se hubiera reconstruido a partir de una ruina, recolocando en primer lugar lo que se hallaba sobre los escombros y dejando para el final el resto.

Es muy probable que la iglesia se desplomase siglos después de su construcción. En cualquier caso este templo, de figura esbelta, podría llevarnos a confusión, ya que tanto los arcos como las bóvedas sorprenden por un trazado estilizado alejado ya de las formas románicas, lo que se certifica definitivamente con el carácter apuntado de aquellos. Esta apreciación podría sustentar la idea de que la primitiva iglesia se hundiera en una época en la que los maestros canteros habían abandonado ya las técnicas constructivas románicas.

 

Llegados a este punto nos resulta extremadamente difícil afirmar qué partes del templo son originales y cuales son el resultado de esas modificaciones

 

La inclusión de la primitiva lápida consagratoria de un modo absolutamente aleatorio, sin ningún tipo de protagonismo, también nos puede servir para apuntalar este argumento. La inscripción data la iglesia en el año 1088, lo que la convierte en una de las más antiguas de este territorio.

En grafía visigótica se puede leer lo siguiente:  “+ OB HONORE : S(an)C(t)I SALVATORIA : ET S(an)C(ta)E / MARIAE : EIVSDA(m) : GENITRICIS : ET ALIORV(m) : S(an)C(t)ORVM / QVORVM : RELIQ(v)IE : HIC CONTINENTVR : ALVARO : ABBAS-CEPIT : HANC AECCLESIAM : IN ERA : T : C : XXVI :” “En honor de San Salvador y de su misma Madre Santa María y de los otros Santos cuyas reliquias aquí se contienen, el abad Álvaro construyó esta iglesia en la era MCXXVI (año 1088).

Como llegar a Escaño

Cerca de Escaño…

Pin It on Pinterest

Share This