San Pedro de Tejada

San Pedro de Tejada tuvo sus orígenes allá por el año 850 cuando, como dice la escritura fundacional de este Monasterio, en tiempos del rey Ordoño de León, “en el nombre de Cristo reunieronse,  abades, sacerdotes y legos católicos con el nombre de hermanos de Teliata  y en torno a las reliquias de San Pedro y San Pablo…” No obstante, la actual obra puede datarse hacia el año 1130.

 

Fascina contemplar el atardecer desde el interior de este templo, cuando los últimos rayos del sol, en el ocaso diario, penetran en su interior para iluminar el altar. Es una experiencia inolvidable que nos devuelve a los tiempos del simbolismo sagrado más extremo.

Cualquier motivo es suficiente para visitar el Valle de Valdivielso. El río Ebro atraviesa su territorio encajonado entre montañas y determina un clima excepcional que proporciona excelentes productos agrícolas.

Al pie de una de esas masas pétreas, la Sierra de la Tesla, se encuentra una de las manifestaciones típicas del arte románico, la Abadía de San Pedro de Tejada.

 

La perspectiva del monumento, desde todos sus ángulos, es admirable por el paisaje que lo rodea y por su estimable conservación, ya que ha sido objeto de dos restauraciones, ambas en los años 50 del siglo XX.

Estamos en presencia de un edificio de una sola nave, con fachada orientada hacia el Oeste, una gran torre elevada en el centro y una nave posterior alta y cabecera más baja.

La portada, con un tejaroz sostenido por canecillos, con ocho curiosos modillones. En las enjutas de la portada hay a cada lado seis Apóstoles agrupados de dos en dos, como en mutua conversación. Una metopa representa a un Cristo en pie con los brazos extendidos y en la albanega izquierda figura una Cena un tanto simplificada.

En la enjuta de la derecha está representado un león clavando sus garras en el cuerpo de un hombre, al que tiene entre sus patas.

Otro punto de interés es la impresionante colección de canecillos que soportan el tejado y que representan los más variados temas: cabezas de animales, ángeles y  apóstoles, así como otros variados personajes con diferentes figuras entre las que no faltan algunas provocativas y otras de pura grosería naturalista.

Otro elemento digno de destacar es la torre: un grupo de iglesias románicas burgalesas tiene torre sobre el tramo anterior al ábside, es decir, sobre el crucero, como en este caso y destaca la estructura de columnas y vanos geminados muy finos. El cuerpo bajo tiene cuatro arcos ciegos. En el cuerpo superior las ventanas tienen arco de medio punto, que exhiben en el centro una hermosa columna con capiteles tallados.

Aun siendo Monumento Histórico Artístico, actualmente, y como consecuencia de las leyes desamortizadoras es de propiedad privada, pero fácilmente accesible en verano, aunque con la limitación de la prohibición de fotografiar su interior.

Como llegar a San Pedro de Tejada

Cerca de Puente Arenas

Pin It on Pinterest

Share This