El arte y la arquitectura tradicional que rodean a las apartadas carreteras de Las Merindades amplifican el esplendor de las maravillas naturales y culturales de este territorio. Estas carreteras te acercan a los recursos de una forma nueva y sorprendente. Descubre las Rutas Panorámicas de Las Merindades descritas por visitalasmerindades.es.

 

Los viajes por carretera son una forma imprescindible para descubrir esta comarca. Pero, es verdad, que desde un coche puedes echar en falta alguna cosa o sentir que no todo está completo. Algo… táctil. Sintiendo de cerca. Poder sentir, tocar y respirar estos lugares.

Las 10 rutas panorámicas de Las Merindades

Instrucciones: pulsa en el icono de la esquina superior izquierda del mapa para habilitar el menú desplegable. Ahí encontrarás la mayor parte de los recursos. Después, haciendo click en cada recurso tienes dos opciones: hacer click en la url te conducirá a la página web del recurso elegido. Además, en la parte superior una flecha sobre un rombo blanco hará que Google te indique el camino hasta el recurso seleccionado.

Ven a verlo por ti mismo

Misterios del Románico. Ruta I.

Descubre los misterios del románico

El arte románico se expresa con contundencia en muchas de las iglesias y ermitas de este territorio. En la mayor parte, su origen coincide con el de muchos de nuestros pueblos. Algunas se construyeron sobre otras anteriores, de la época visigoda, y otras son el resultado de un sinfín de reformas y ampliaciones que han alterado su fisonomía.

Ruta II.

Tierras de frontera

Cuando el viajero avezado llega por primera vez a esta tierra, su orientación geográfica se vuelve confusa. Es para volverse loco. Para la presente propuesta, a la que llamamos Ruta II, Tierras de Frontera por sus connotaciones protohistóricas, Villarcayo es un buen punto de inicio. Comenzamos.

Misterios del Románico. Ruta III.

Desde Villarcayo con el símbolo como guía

Para comenzar, otra sorpresa: que el inicio de una ruta que tiene el románico como principal atractivo parta de Villarcayo puede parecer surrealista. Y no es para menos. Cuando los canteros del siglo XII tallaban los sillares de los numerosos templos del entorno, Villarcayo aún no existía.

Haz click en el botón y rellena el siguiente formulario. Nosotros nos ponemos en contacto contigo.

Pin It on Pinterest

Share This