Medina de Pomar fue hasta 1560 la sede del corregimiento de Las Merindades. Ese año, por expreso deseo de Felipe II, en el marco de una política recentralizadora que persiguió detraer poder a la alta nobleza, el doctor Mendizábal trasladó la capital a Villarcayo. Lejos de perder el vigor y la vitalidad que había caracterizado a la entonces villa de Medina, la actividad se aceleró, dando paso a un extraordinario escenario preindustrial y comercial que no ha cesado hasta el día de hoy.

Hoy en día, Medina de Pomar es el centro comercial y de servicios de Las Merindades, una ciudad moderna y versátil, orgullosa de su historia y de la huella que sus antepasados dejaron en ella. Una ciudad para dejar volar la imaginación.

La plaza de Somovilla conforma un espacio de contrastes que explica en si mismo la evolución reciente de la ciudad y constituye, en definitiva, el límite entre la moderna y la antigua. De hecho, en este mismo lugar se alzó una de las puertas de entrada al recinto amurallado.

Además de ser un punto de encuentro para los medineses, Somovilla es un lugar adecuado para iniciar el recorrido por el casco histórico, con importantes restos de un recinto amurallado, puertas, portillos y estrechas calles de orígen medieval.

Medina de Pomar

La iglesia de Santa Cruz fue la matriz de las otras dos parroquias que existieron en Medina: la de San Andrés y la de Santa Marina del Salcinal. Entre ellas se regulaban por medio de unas ordenanzas que el Cabildo Eclesiástico se otorgó a si mismo. El primer documento que se refiere a ella es un privilegio firmado por Alfonso X El Sabio en Olmedo, el 31 de julio de 1274.

La parroquia de Santa Cruz custodia un magnífico retablo de Escuela Castellana construido a principios del siglo XVI y procedente de la iglesia de Salinas de Rosío. Sus tablas representan pasajes significativos de la pasión y la crucifixión de Cristo, de San Juan Bautista y de la Virgen María.

El año 1369 habría de marcar buena parte del devenir de la historia de Medina de Pomar como consecuencia del ascenso a la monarquía de Enrique II de Trastámara. El apoyo que los Velasco habían manifestado reiteradamente hacia su causa, frente a la legitimidad de Pedro I, fue recompensada con la cesión de Medina de Pomar en Señorío al que fuera Camarero Mayor de Enrique II, Pedro Fernández de Velasco.

La construcción del Alcázar de los Condestables comenzó, por mandato de Pedro Fernández de Velasco y su esposa, María Sarmiento, hacia el año 1370. Reinaba Enrique II. Las obras fueron finalizadas ya en tiempo de su hijo mayor, Juan Fernández de Velasco.

El gusto por la estética mudéjar fue una constante de la familia Velasco. De admirables pueden ser calificables las yeserías conservadas en el salón noble y que originariamente debieron cubrir la mayor parte de sus estancias.

De obligada podría calificarse la visita al Museo Histórico de Las Merindades, ubicado en el interior del majestuoso Alcázar. En su interior se custodian, entre otras, algunas de las piezas más significativas de la historia de estas tierras y una interesante colección arqueológica, histórica y etnográfica imprescindible para comprender su idiosincrasia.

Monasterio de Santa Clara

El 11 de enero de 1313 se fecha la carta fundacional del Monasterio de Santa Clara a instancias de Sancho Sánchez de Velasco, Adelantado Mayor de Castilla y Merino o Justicia Mayor del Rey en tiempo de Fernando IV y Alfonso XI, y de su mujer Sancha García, Camarera Mayor de Doña Leonor de Aragón.

Centro de Interpretación del Arte Románico de Las Merindades

El románico de Las Merindades es un legado… Y un regalo para nuestros ojos. Medina de Pomar les invita a disfrutarlo a partir de su pequeña ermita de San Millán.

La ermita de San Millán, también conocida como Santa Lucía, es el referente material más antiguo de Medina de Pomar y fue rescatada de la ruina a finales del siglo XX. Se conserva un ábside semicircular cubierto con una bóveda de horno cuyas presiones son soportadas por los correspondientes contrafuertes exteriores y un potente arco toral que señala el presbiterio.

En el interior se halla el Centro de Interpretación del Arte Románico de Las Merindades donde se ofrece una completa visión de este conjunto a través de paneles fotográficos, maquetas y reproducciones. Una información precisa e interesante para abordar su conocimiento con mayor profundidad.

Ferias y Mercados locales

… que en la villa de Medina de pomar, que es de dicho exmo. sr. condestable, se hagan en cada año perpetuamente tres ferias, una el día de la Ascensión, en lugar de la feria que antes tenía el día del Corpus, otra el día de San Miguel de septiembre y la otra el día que señalase la villa de Medina de pomar, y el jueves de cada semana, así mismo perpetuamente un mercado…

En 1628, tras un largo periodo de litigios y pleitos por los privilegios que suponían los mercados, se otorgó una escritura de transación  que fijaba las fechas de las ferias y los mercados de la entonces villa de Medina de Pomar. En la actualidad, dichas ferias y mercados continúan con la tradición fijada en aquella fecha y suponen un importante atractivo.

Pin It on Pinterest

Share This