Un bosque de cuento. Una cascada fascinante: Las Pisas.

Un entorno legendario y un tanto misterioso que envuelve a los pueblos, los caminos y las sendas. En ocasiones, la bruma del agua al golpearse contra la roca se suma a la niebla que caracteriza a Valdebezana. Entonces el paisaje se transforma y emociona al visitante. Una visita que no deja indiferente a nadie.

El hayedo de Las Pisas, uno de los hayedos más sugerentes de estas tierras del norte burgalés, se localiza entre los términos de Villabáscones de Bezana y San Cibrián, en las proximidades de Soncillo.

Sin lugar a dudas  este es uno de los parajes más conocidos y visitados de estas tierras. Numerosas publicaciones y revistas lo señalan entre sus recomendaciones para los románticos paseos otoñales. Una lástima que la cascada y los saltos que dan nombre al lugar carezcan de agua durante buena parte del año.

A través de lo más profundo de uno de estos bosques y cerca de uno de esos pueblos transita el arroyo de la Gándara, cuyas aguas se precipitan por la cascada de las Pisas, un fantástico salto que configura uno de los paisajes más sugerentes y atractivos de este territorio.

Pequeños pueblos se han abierto un hueco entre el arbolado y apenas se descubren una vez llegados a ellos. Son pueblos hoy prácticamente abandonados durante los inviernos que retoman su vitalidad en los primeros fines de semana de cada primavera. Sin embargo, tuvieron vida.

Las Pisas es un término que debe su nombre al proceso de obtención de la fibra del lino. Para ello, la planta de la que procede la fibra era pisada para extraerle el agua, una vez golpeada y machacada contra las rocas para separar sus hebras antes de ser utilizadas para la fabricación de diferentes prendas.

No hay muchas opciones en Las Pisas. Y tampoco, a decir verdad, son necesarias. Apenas abandonar las casas de Villabáscones el bosque se hace protagonista. En realidad, Villabáscones forma parte del bosque. El camino es idóneo para pasear con niños. La sensación de caminar bajo los árboles y sobre su hojarasca es una experiencia que invita a repetir.

La accesibilidad del paraje de Las Pisas permite su visita a lo largo de todas las estaciones del año. Todas y cada una de ellas se muestran en su esplendor. Y para ello, nada mejor que tomar el GR 85, La Ruta de los Sentidos, que comprende a esta zona en la etapa que une Soncillo con Puentedey.

Villabáscones de Bezana

Quintanabaldo

Cerca de Las Pisas

Pin It on Pinterest

Share This