Butrera: la Antigua.

También en pequeños lugares, apartados de concurridos núcleos de población y casi olvidados, la cultura popular llevó a cabo en su día obras de arte. No se trata de grandiosas edificaciones, sino de pequeñas iglesias que albergan indudables encantos.

 

El Libro Becerro de Behetrías recoge a Butrera dentro de la Merindad de Castilla la Vieja, aunque hoy en día pertenece a la de Sotoscueva.

El inicio de la construcción de Nuestra Señora de la Antigua, también conocida como Nuestra Señora de Septiembre, puede fecharse a finales del siglo XII, pero la obra parece que no respondió a un trabajo uniforme y desarrollado conforme a un único criterio, sino que se produjo en dos etapas –consecutivas o incluso superpuestas– incluyéndose en la más antigua la cabecera de la iglesia y el presbiterio y en la segunda el resto de la edificación.

 

El conjunto fue declarado Monumento Nacional en noviembre de 1981.

En este viejo templo merecen destacarse varios detalles importantes: el primero es que lleva en las naves salientes del crucero pequeñas absidiolas que no sobresalen al exterior, sino que están incrustadas en los muros. Los capiteles de ambas capillas están decorados con motivos vegetales, y  los capiteles de los arcos de entrada a estos tramos laterales de la nave del crucero tienen unos interesantes rasgos.

Ya en el interior, la iglesia nos depara dos agradables sorpresas: por un lado, en el presbiterio y bajo el arco de la ventana central existe una interesante y bien acabada imagen de piedra, de gran tamaño, de la Virgen María que aparece sentada y con la mano derecha levantada. Se adorna la figura con una corona y aparece vestida con dos túnicas y un manto. Dado que la parte posterior de la imagen es lisa, parece que originariamente estuvo adosada a un muro o destinada a ese fin.

Por otro, en el muro norte de la nave, frente a la entrada, hay otro relieve, de diferente factura, de trabajo mucho menos perfecto que la imagen anteriormente citada y que muestra la Adoración de los Magos: desarrolla las figuras de dicho acontecimiento y mientras dos de los Reyes conversan entre sí, el tercero aparece arrodillado ante la Sagrada Familia. La Virgen tiene en su regazo al Niño, que bendice a los Reyes con su mano derecha, portando en la izquierda un libro. La secuencia termina con la imagen de San José, apoyado en un bastón. Este relieve apareció en un sello de Correos en la serie de Navidad de 1973.

No deben pasarse por alto en la visita del interior los capiteles del arco triunfal donde se representa una lucha de jinetes perfectamente equipados con yelmo, cota de malla, espada, escudo y lanza. En el  lado norte uno de los capiteles tiene dos grifos, cuyas patas acometen una máscara humana.

 

Interesantes son, en segundo lugar, los canecillos, con muy variadas representaciones figurativas, tanto de animales (cápridos y otros cuadrúpedos, cabezas de grandes fauces, etc.) como de diversos personajes en distintas posturas (bustos, infantes, una persona –quizá un monje– con bonete), seres mitológicos (arpías, grifos), y otras representaciones diversas (máscaras, prótomos, etc.)

Como llegar a Butrera

Cerca de Butrera…

Pin It on Pinterest

Share This