¿Necesitas razones para visitar Las Merindades?

Aquí tienes las nuestras...

Las Merindades constituyen un territorio extenso y despoblado en el que uno aún puede sentirse perdido. Esa sensación, en la que la soledad se mezcla con la tranquilidad, es de difícil descripción. ¡Casi es mejor experimentarla!

Aquí, en Las Merindades, las huellas de nuestros antepasados resultan abrumadoras. Las piedras hablan por doquier. Castros, ermitas, torres, despoblados…  Historia, señoríos, derrotas, behetrías…

La biodiversidad que, aunque es un concepto moderno, define una realidad esencial. Aquí, en Las Merindades, esa realidad es el reflejo constante de una serie de factores biogeográficos concretos que hacen de este un territorio especial. Hayedos y encinares, tejedas y robledales… ¡Un bosque infinito!

El mundo pasiego nos otorga una posibilidad única en el mundo: visitar los puertos de Lunada, La Sía y Estacas de Trueba nos traslada a una realidad que está ya a punto de desaparecer. Los últimos pasiegos nos permiten comprender un modo de vida de origen ancestral basado en una ganadería trashumante que ha configurado el paisaje que podemos contemplar hoy en día.

La innovación cultural. Ni más ni menos: aquí nació el Castellano y en uno de los pueblos de las Merindades, concretamente en Valpuesta, se recogieron las primeras palabras escritas. Fue fruto del consenso y de la necesidad de entendimiento. Parece mentira, porque apenas queda recuerdo alguno de tal efeméride. Llegar a Valpuesta se queda para nostálgicos o perdidos.

El Ebro. El río del Condado Castellano. A veces se ignora que el río Ebro cruza este amplio territorio. Y sin embargo es el configurador de algunos de los paisajes más bellos de Las Merindades. Los vertiginosos desfiladeros de Sobrón, la Horadada y los Hocinos son solo algunos de los ejemplos más significativos.

Cientos de kilómetros de caminos señalizados, senderos GR y PR, permiten descubrir muchos de los rincones más bellos de Las Merindades. La variedad paisajística y la versatilidad que ofrecen estos caminos hacen de estas tierras el escenario perfecto para la práctica tanto del senderismo como de la BTT.

Descansar en la paz más profunda no es posible en todos los lugares. Aquí no solo es posible sino que es lo habitual. Decenas de alojamientos rurales, situados en pequeños pueblos rodeados de bosques, a la vera de ríos de aguas cristalinas…

Las Merindades, por último, son en sí una razón.

La más importante: Las Merindades son todo esto y mucho más.

Desde visitalasmerindades.es te animamos a venir, a conocer nuestros pueblos, nuestro románico, nuestros museos, nuestros parques naturales, nuestros ríos, nuestros senderos, nuestros bosques, nuestras cascadas, nuestros retablos, nuestros castros, nuestras cuevas, nuestras cumbres, nuestros monasterios, nuestros desfiladeros, nuestros… ¿Quieres más razones?

Pin It on Pinterest

Share This